!!Orgullo y ejemplo !!

Si en vez de emplear tantos esfuerzos baldíos a los debates internos de los partidos, incluso me atrevo a decir” en la propia izquierda” que preocupados de discutir sobre las diferencias y los matices, en vez de priorizar y valorar lo que nos une, que debería de ser dar respuesta a problemas como  el desempleo,la precariedad, los recortes, violencia machista, pensiones, etc, etc.

La reiteración en esos mismos errores están consiguiendo acabar con la poca esperanza que nos trajo el  movimiento del “15M”,  como correctivo o toque de atención de los  ciudadanos contra  los responsables de provocar  con  su fracaso de modelo económico y político  más   importante que hemos conocido y sufrido en las últimas décadas.

La  mayor desconexión  e indignación hacia los partidos, sindicatos y actores fundamentales  en la vieja política,que originó la aparición  de nuevos proyectos y políticos y sociales  capaces  de demostrar que se puede y se debe dirigir y gestionar los recursos de  los ciudadanos de otra manera.

Donde la defensa de los  derechos humanos, sociales y laborales como prioridad irrenunciable en la consecución de una convivencia donde la igualdad y solidaridad devuelvan la  dignidad a las personas.

Esperemos a que se escriban o se estudie en los libros de historia o en las carreras de ciencias políticas “el error que se vuelve a repetir,por parte todos lo que parecían que habíamos aprendido algo de pasado.

Dejemos pasar este ejemplo (pensionistas,Feminismo,etc.) y acabemos con el nuevo brote de esperanza e ilusión que ha vuelto a despertar esta gente, en los que creemos que si se pueden hacer política y gobernar de otra manera como en los ayuntamientos e instituciones del cambio.

Admitiendo que falta mucho por mejorar  y conseguir,tenemos en ellos el mejor ejemplo de que solo Unidos y luchando,  se pueden cambiar las cosas.

No dinamitemos de nuevo con  discusiones y distracciones del pasado en la izquierda,    la nueva  oportunidad que se nos brinda con el ejemplo lucha  y de unión necesaria para la defensa y conquista de los derechos.

¡¡Gracias pensionistas, feministas e indignados por devolvernos las ilusiones perdidas !!

Realmente: quién gana y quién pierde con una renta básica incondicional

El Periódico económico Cinco Días publicó el 22 de enero un largo artículo titulado “Quién ganaría y quién perdería con una renta básica universal”, escrito por Jaume Viñas, en el que se hacían varios comentarios, en general críticos, a la propuesta de financiación de una renta básica incondicional (RB) que se propone en nuestro libro Renta básica incondicional. Una propuesta de financiación racional y justa
Pocos días después el economista David Lizoaín escribía otro artículo en el que, entre otras consideraciones se hacía eco del artículo citado de Cinco Días (CD), dando por buena sin más la crítica que la mencionada publicación hacía del libro. Los dos autores concluían lo mismo, en palabras del segundo, citando otro estudio para el Reino Unido: “Una RBU asequible sería inadecuada, y una RBU adecuada no sería asequible”.
Veamos si es realmente así. Analicemos algunos datos para evaluar la consistencia de algunas afirmaciones de estos críticos con referencia prioritaria al primer artículo ya que es el más dedicado a analizar nuestra propuesta, mientras que el segundo artículo se limita sin más explicaciones a dar por correcta la crítica de CD. Es decir, el artículo de CD es una crítica de fuente directa, el segundo es una crítica de oídas. En el artículo de CD podemos leer: “Para financiar la renta básica, los expertos proponen la supresión del resto de prestaciones monetarias y una drástica subida del impuesto sobre la renta. En concreto, apuestan por un tipo único en el IRPF del 49%.”

Es parcialmente cierto, puesto que no eliminamos todas las prestaciones monetarias; tan solo las que están por debajo de la RBU, o a las que ésta substituye. En cuanto a las que están por encima eliminamos la parte equivalente a la RBU, que queda substituida por ésta. Pero más importante es esta distinción elemental: este 49% es nominal. Ello quiere decir que el tipo real que pagarán las personas dependerá de la decila de renta a la que pertenezcan. Muy detalladamente, esto puede observarse en este cuadro que reproducimos del capítulo segundo de nuestro libro y que hace referencia a las personas incluidas en el IRPF: